Epistemología in a Nutshell

Después del desastre calendárico necesario causado por la Influenza A H1N1 (gripe porcina para los amigos), que me obligó a rendir los últimos parciales hace dos semanas, me vuelvo a preparar para una parva fresca de finales que me están esperando. Como de costumbre, lo más difícil se posterga, así que Análisis Vectorial y Física se quedan por ahora jugando en el bosque, mientras estudio cosas cuyos detalles se me van a ir de la mente más que inmediatamente. O sea, empiezo con Epistemología.

 

Para los que no sepan qué demonios es esta Epistemología de la que tanto hablan los jóvenes de hoy en día, les cuento que es una rama de la filosofía, que estudia el descubrimiento y la validación del concimiento científico en sus aspectos estructurales (Estructura de las teorías, relación entre ellas, elementos lingüísticos) y dinámicos (relación con el contexto sociohistórico).
 
Ahora que ya se hicieron amigos con ella, voy a hacer un resumen supercomprimido de los cinco epistemólogos que estudiamos (y que son más o menos los que se estudian en todos lados) y junto a cada uno voy a poner la pronunciación en criollo de su nombre, porque siempre hay problemas con eso, especialmente a la hora de la comida, cuando uno se pone a discutir sobre estas cosas.
 
Los dos primeros pertenecen a la corriente epistemológica clásica, que se interesa más que nada en diferenciar lo que es ciencia de lo que no lo es, y espera que los científicos sean de piedra: objetivos y neutrales. Además son algo snob, porque creen que la ciencia es un sistema de expertos (o sea, está hecha por y para expertos), y pretenden consolar a los simples mortales diciendo que en un momento el conocimiento científico va a ser tanto que los países centrales van a rebalsar y van a empapar a los periféricos con ellos. Yo no les creo.
 
Los otros tres pertenecen a la epistemología contemporánea (o alternativa, da lo mismo), y se ponen más sentimentales, reconociendo el papel de los científicos como personas, y que la ciencia no vive en una burbuja. Esta gente es bastante más simpática que la otra, por lo menos en lo que dice, aunque a veces sus ideas son un poco contraintuitivas.
 
Los viejos

Alfred Ayer (álfred áier): propone el criterio de verificabilidad, según el cual una proposición (afirmación sobre algo, que puede ser verdadera o falsa. ej. Este blog es el más visitado del mundo.) se considera científica si quien la formula sabe qué observaciones se deben realizar para verificarla o refutarla, o sea, determinar si es verdadera o no.
Libro importante: Lenguaje, Verdad y Lógica.

 
Karl Popper (carl pópper – si uno quiere puede darle una pronunciación italiana a la doble pé puede, pero probablemente va a garantizar que lo miren raro): propone el criterio de falsación, según el cual una teoría es científica si contiene enunciados singulares (proposiciones básicas observables – que se pueden percibir por medio de los sentidos) que pueden ser refutados (probados falsos). Remarco pueden porque no significa que necesariamente sean refutados. Es más, si son falsados, la teoría deja de ser científica. Para él no existe la posibilidad de verificar concluyentemente una teoría, a diferencia de Ayer.
Libro importante: La Lógica de la Investigación Científica.

 
Los nuevos

Thomas Kuhn (tomas cun): el favorito de todos. Propone la noción de Paradigma (que es bastaaante ambigua). Básicamente, un paradigma se puede ver, por un lado, como un superacontecimiento que logra cautivar los corazones de la comunidad científica (ej. la publicación de Philosophiae naturalis principia mathematica, el libro de Newton culpable – para bien, creo – de que hoy se enseñe lo que se enseña en física, y de que el mundo como lo conocemos hoy sea como es), y por otro lado, como matriz disciplinar, que abarca valores (éticos, si se quiere), fórmulas, modelos y ejemplos.
Una rama de la ciencia (por ejemplo la psicología), comienza siendo en realidad pre-ciencia, hay varios grupos de personas que piensan distinto, muy distinto, tan distinto que no se ponen de acuerdo en qué estudiar ni como. Pero en un momento puede ocurrir que uno de estos grupos (llamados escuelas) crezca más que los demás, y termine haciendo que los otros se extingan. De esto surge un paradigma rector, que guía la práctica científica, y se entra en un período de ciencia normal, donde la investigación avanza y los científicos creen que están yendo a algún lado (ciencia normal es lo que la gente entiende como ciencia a secas). Cuando el paradigma vigente empieza a andar mal (deja de poder resolver ciertos problemas) entra en crisis, y ahí suele aparecer un paradigma rival que le serrucha el piso (como se dice vulgarmente). Si este paradigma nuevo logra convencer a la comunidad científica, se da una revolución científica, que conlleva un cambio de paradigma, y se vuelve a entrar en un nuevo período de ciencia normal.
Libro importante: Estructura de las Revoluciones Científicas.

 
Imre Lakatos (imrre lácatos): Kuhn + Popper. Es falsacionista como Popper, pero toma de Kuhn el análisis histórico de la ciencia y la noción de paradigma, aunque la define un poco mejor y le da el nombre de Programa de Investigación. Es un poco más tolerante que Kuhn con respecto a los programas rivales: para él pueden coexistir, siempre y cuando funcionen bien.
Libro importante: La Metodología de los Programas de Investigación Científica

 
Paul Feyerabend (pol faierábend): le dicen “el anarquista epistemológico”. A primera vista parece que está loco, pero uno lo termina queriendo. Para él, no existe una regla única e inalterable que guíe la investigación científica, y lo sustenta con pruebas históricas que muestran que la ciencia avanzó rompiendo reglas. Nunca va a existir una teoría definitiva que explique la realidad de forma concluyente, porque la realidad está en continuo cambio.
Propone dos ideas hermanas, el principio de proliferación y el método contrainductivo, qué consisten esencialmente en proponer teorías que no se ajusten a lo aceptado, aunque parezca que no tienen sentido.
También pide con toda su alma que se le dejen de imponer restricciones a los científicos, para que puedan desarrollar su lado creativo, que es el que los hace humanos. Palo rotundo para los primeros dos.
Libro importante: Contra el Método.

 

Uf, bueno, ya estoy. Creo que este fue uno de los posts que me llevó más tiempo.
 
¿Para qué sirve todo esto después de todo? A mí, para darme cuenta de que cosas que tomaba como obvias no lo son para nada.

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Ryo on febrero 11, 2010 at 2:32 am

    Como amante de la psciología Gestáltica, concuerdo con que NADA ES OBVIO. El enfoque de la realidad de la Gestalt basado en la percepción lo dice todo. I LOVE GESTALT!!! :D

    Responder

  2. […] de alguna canción que absolutamente nadie conoce, mostrar cómo hacer algunos gráficos extraños, resumir la epistemología, hacer la review de algún CD o alguna película, o explicar cómo puede una flecha arrojada por […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: