Un autre 25 qui se va

Los 24 y 25 de Diciembre son días raros, no están separados por las 12 de la noche, están separados por cuando uno se va a dormir. Bueno, eso pasa siempre que recibís despierto al día que viene, pero acá se nota más.

El 24 llegó sin avisar, y yo llegué medio muerto a la noche, después de haberme estado moviendo toda la mañana. 24 extraño, como todos y cada uno de los días de este año para mí.

Hoy, despertarse a las 8, retomar el sueño hasta las 9, volverse a dormir y despertarse ya sin excusas a las 10:30 para emprender el largo viaje a pie hacia el otro lado de las vías. Cosas sorprendentes se ven ahí, como camisas de hombre a $29.
En la calle no hay un alma. Hay dos o tres, pero no más almas que esas, está todo vacío y cerrado, salvo el supermercado de los chinos, que seguirá abierto hasta el mismísimo fin del mundo.

Dejé a los demás durmiendo allá, y me vine a dormir para acá, caminando como un zombie, producto de haber dormido poco, o mucho y mal. Ahora, mientras me voy despidiendo, estoy en un estado de meh que no se quiere ir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: