Desfiado

Corre ya el cuarto día de mi nuevo resfrío, después del de Diciembre, aunque a mí me parece como un único día muy largo. Lo bueno es que estamos en verano (no me pierdo valiosísimas (?) clases de la universidad), lo malo, que estamos en verano (el calor no me deja en paz, y pierdo valiosísimos (?) días de vacaciones).

Todo empezó el sábado a la madrugada (en realidad el domingo, pero mis días cambian cuando me voy a dormir) con un dolor de garganta chiquito, casi simpático. Mis sospechas apuntan a los cambios violentos de temperatura que tuve el sábado, o a un aire acondicionado (este último no causa el resfrío, pero le da al virus un lugar bastante cómodo en el que instalarse).

El primer día fue el más feo, junto con el segundo, el tercero y el cuarto. Pero de los más feos fue el más más feo, porque la molestia en la garganta era insoportable, y la rinorrea (¡qué delicado!) me obligaba a tener el pañuelo siempre en la mano (llegué a usar 3, de tela).
Me quedé en casa (perdón Franco, Andrés, Gabriel y Gisela :)), vagando sin sentido por todos los rincones y lamentándome por lo desgraciada que era mi existencia en ese momento.

El segundo día se me fue la rinorrea y la mayor parte de la molestia en la garganta, pero me empecé a debilitar cada vez más, hasta que a la noche se volvió insoportable. Igual, nunca hubo fiebre.

A pesar de toda esa parte fea y calamitosa, en la que uno no puede pensar claramente, los resfríos tienen un lado bueno. No voy a llegar al punto del underground man de Dostoievski, que se regocijaba en un dolor de muelas, pero siempre encontré en el resfrío y todo lo que conlleva (como quedarse en casa y faltar – si se puede – a la escuela o el trabajo) una excusa para hacer pequeñas cosas que no haría en un estado normal.

Acá voy entonces con ma petite liste:

  • Hice jugo de naranja, exprimido con mis propias manos
  • Entré a la página del diario Crítica Digital después de siglos (bah, miento descaradamente, había entrado la semana pasada para informarme un poco sobre el asunto Redrado). Escuchando la playlist del costado (cuya existencia desconocía hasta el momento) encontré varios desastres, pero entre ellos una banda que puede llegar a valer la pena, con el extraño nombre de Benny Barcelona. También encontré en el blog de tecnología un post sobre ICQ , y leyendo los comentarios no pude evitar sonreir.
  • Dormí más de la cuenta
  • Buscando alguna explicación para mi resfrío llegué a este post de este blog, que más que inmediatamente agregué a mis bookmarks. Siguiendo los comentarios llegué a este otro blog y a este otro, que se ganaron también mi simpatía :)
  • Vi el segundo capítulo de That 70’s Show, y me acordé por qué me gustaba :)
  • El segundo y tercer día me tomé un break de la matrix, o sea, no entré a internet, o sea, no toqué la computadora.
  • Me aprendí toda la programación de la Televisión Pública (Canal 7). La semana pasada había estado mirando algunos programas buenísimos de Télé-Québec (en especial, Une Pilule, Une Petite Granule), y me pregunté ¿nosotros no tenemos algo así?. Respuesta: más o menos. Si bien hay programas que están bastante bien, como Médicos por naturaleza, Científicos Industria Argentina, Recurso Natural y la edición internacional del noticiero (además de lo extranjero, como los documentales de History, discovery y la BBC, y Versión Original), todavía les falta bastante para llegar a igualar a los quebecos.
    En cuanto a los videos institucionales, hay dos que me gustaron mucho: el de Borges, de una serie de cortos sobre personalidades argentinas, y uno sobre un tren, que tiene una música muy linda.
    Esto tuvo también como efecto secundario darme cuenta de que ver el canal oficial te vuelve efectivamente un poquito más oficialista :p (pero de verdad, asi que mírenlo con cuidado)
  • A pesar de mi esfuerzo por evitarlo, mi aburrimiento me llevó a empezar a hacer los esquemas del sitio que tengo que hacer como trabajo final de Programación Orientada a Objetos.
  • Me puse a seguir el recorrido del 39 en la Guía T
  • Me dejé la barba. Bah, ella se quiso quedar, y yo no me opuse.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: