Casi me olvido el título

Nos quejamos si estamos muy ocupados, nos quejamos y nos aburrimos si no tenemos nada que hacer, y nos quejamos también si la cantidad de cosas que hay que hacer y el tiempo libre que tenemos están en perfecto equilibrio, como siempre quisimos que fuera, porque se nos vuelve rutinario.

Nos quejamos si hay mucho ruido, y nos quejamos si estamos solos y el silencio nos perfora los oídos. Nos quejamos si hace mucho calor (como ahora), o demasiado frío. Nos quejamos por todos los exámenes que tenemos que rendir si estamos estudiando, y extrañamos esa presión cuando trabajamos.

Como dijo el reconocido poeta americo-japonés Mike Shinoda en una de sus proezas líricas, “I am a handful of complaints.”

Obviamente, existen ratos en los que unos para de quejarse y vive por un rato. Y ese es el chiste.

Ahora, teniendo en cuenta que todo esto que acabo de decir sobre la insatisfacción humana lo expresaron probablemente hasta el cansancio figuras mucho más prominentes y con bastante más idea que yo, iba a tratar de justificar este post haciendo alguna de esas cosas tan útiles que suelo hacer, como subir las letras de alguna canción que absolutamente nadie conoce, mostrar cómo hacer algunos gráficos extraños, resumir la epistemología, hacer la review de algún CD o alguna película, o explicar cómo puede una flecha arrojada por uno volverse contra uno mismo. Sin embargo el cansancio temporal de haber estado estudiando sin respiro durante tres semanas me lo impide, así que voy a explicar una cosa bien pequeña y berreta (que yo no inventé, por supuesto), cómo contar hasta 31 con una mano:

  1. Cerrar el puño de la mano que se vaya a usar (puede ser cualquiera de las dos, este blog es zurdo-friendly), con las uñas mirando para nuestro lado. Eso es 0.
  2. El pulgar vale 1. El índice vale 2. El mayor vale 4. El anular vale 8. El meñique vale 16. Solo si están levantados.
  3. Sumar los dedos levantados.
    Ej.
    El pulgar y el índice extendidos (como haciendo la L de loser): 3.
    El mayor levantado: 4.
    El pulgar, el mayor, y el meñique (el más difícil de todos): 21.
    La mano abierta (como preparándose para un choque esos cinco): 31.

Podéis iros en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: