Wind-Up Toys

Si algo nos enseñó el antiguo testamento es que Dios es celoso y vengativo, y que se divierte con nuestra miseria. Nos da libre albedrío para que hagamos lo que Él ya sabe que vamos a hacer, porque obviamente, Él fue quien nos hizo hacerlo.

Si abren la Biblia que siempre llevan en la mochila (¿cómo? ¿no es normal andar con una Biblia en la mochila?), en el Éxodo, van a encontrar que le dice a Moisés algo en las líneas de

Vas a ir a hablar con el faraón para que te deje ir a vos y al pueblo de Israel de Egipto. Pero no te va a dejar, porque le voy a endurecer el corazón para que no lo haga, aunque después lo voy a castigar por eso.
Y así sucesivamente hasta que los largue.

De todo esto se desprende una conclusión obvia: al faraón lo agarraron de pelotudo.

Y a nosotros también nos agarra de pelotudos, y nos humilla refregándonoslo en la cara con señales irónicas (como haciéndote caminar sobre baldosas flojas en el momento en el que estás pensando que todo se cae).

Pero si tuviera que elegir un dios, volvería a elegir a Éste, porque después de todo, no tengo otra opción :)

(Si alguien piensa que todo este post fue solamente una manera de justificar el día de mierda que fue hoy, tiene absolutamente toda la razón)

[Esto lo escribí el viernes pasado, pero no lo publiqué por causas inciertas]

Anuncios

One response to this post.

  1. Posted by Ryo on abril 16, 2010 at 9:26 pm

    Siempre hay otra opción…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: