Jueves de Calabaza

Q: ¿Qué puede ser peor que ser pinchado e inyectado con anestesia, tener media boca dormida durante dos horas, estar cincuenta minutos sin cerrar la boca ni tragar saliva, y que al salir del dentista te duela el cuello por haberlo tenido torcido durante toda la sesión?

A: Tener que volver la semana próxima para que te hagan lo mismo en la muela del otro lado.

Ah, y que Chiche Gelblung reviente en un ataque de ira actuada y desubicada en su programa de radio – que resultan estar escuchando en el consultorio -, haciéndote tener que reprimir la risa, y quedando con cara de Sheldon cuando gruñe.

Ya ni me acuerdo cómo había sido el año pasado, pero sé que durante un mes después de eso no podía masticar de ese lado cosas calientes, frías, duras o pegajosas (ej. chicle), o sea, nada. Y lo mismo vale para ahora.

 
Bottom line: niños, vayan al dentista antes de que sea demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: