Archive for 29 mayo 2011

You never have to see the day again

Bien, ahora sí mi vida quedó hipotecada hasta la mitad del año que viene, en manos de una sociedad anónima formada por los señores Finales, Parciales y El Trabajo, y por la señora Investigación. No me puedo quejar, porque yo elegí ejercer esta suerte de prostitución intelectual ahora, para tener una probabilidad un poquitito más alta de no terminar durmiendo abajo de un puente (si acá hubiese puentes debajo de los cuales se pudiese dormir) en unos años.

Está bien, lo de los puentes es quizá un poco mucho.

La semana que viene es el parcial de Investigación Operativa (cosa que debería seguir estudiando ya mismo, pero mi break se extendió un poco), así que queda tachado lo que resta de este fin de semana y de los ratos libres de la semana que viene.
El profesor de Procesamiento de Imágenes ya hizo la reserva del fin de semana que viene para la primera entrega del trabajo práctico aprobador de cursada. Tacho ese fin de semana también.
¿Ya está, no? NO, no está nada. Mientras tanto se acerca la próxima entrega del trabajo de Compiladores, que fue anunciada por la mismísima profesora como una de las dos partes más difíciles (la otra difícil es la que viene después).
Y claro, Calidad de Software no podía ser menos, así que hay que ir pensando en el ejercicio a entregar dentro de dos semanas, y en el parcial de fines de junio.
En Julio pasan más cosas, pero prefiero ni pensar.

Todo esto probablemente no sería un problema si no se desvanecieran tantas horas trabajando, pero es sabido que “La tierra es de quien la trabaja”. Y es verdad, porque el viernes no tuve tiempo ni de bañarme.
 

Sandwichs de berenjena

Sandwichs de berenjena para faltos de plata

Cambiando de tema, ayer hice sandwichs de berenjena completos (ok, la completitud de un sandwich es algo subjetivo, pero adhiero a los estándares de las hamburguesas de los lugares más comunachos). Fue un intento por probar si podía hacer una especie de Betos Vegetal a menos de un cuarto del precio (el original vale la módica suma de $28), y estuve cerca.
Llevó un rato más de lo que esperaba, más o menos una hora, pero no necesitó demasiado esfuerzo de mi parte (salvo soportar un par de quemaduras de queso).
Conclusión, Gabriel tenía razón cuando dijo en su célebre comentario de Primavera – La Venganza que la berenjena tiene onda. Me hubiese gustado que estuviera por acá para convidarle uno, pero ahora vive en un oasis. De verdad.
No dejo la receta porque es una simple variación de ÉSTA (¡cómo extraño los primeros años de la universidad, en los que uno podía reírse varios minutos con una palabra tan simple!), pero quizá algún día aparezca si surge una evolución interesante.
 

Bueno, tengo que seguir estudiando en -37 minutos (como recordarán de sus divertidas y energizantes clases de física, un instante en el tiempo puede ser tranquilamente negativo), pero antes quiero dejar un link a una página que encontré cuando empecé a escribir este post (quería asegurarme de no estar poniendo cualquier cosa en el título, y que coincidiera con la canción de Rilo Kiley – cover de The Velvet Underground – a la que hago alusión, no tan obviamente).
La página en cuestión se llama Rate Your Music, y sirve justamente para eso: ver el rating que los usuarios le dan a cada álbum, EP y single de una banda – tan simple que roza lo genial.

Sean buenos, y aprovechen su tiempo mientras sea suyo :)

Anuncios

Speedy and its mother 2

Dirigible de Speedy

Un post con este título no puede significar nada bueno, y de hecho no lo hace. Dos años atrás escribí el primero de esta serie, Speedy and its Mother, porque debido a un problema realmente misterioso no podía entrar a mi propio blog (ni a la mayoría de los de WordPress). Después vinieron otros, como no poder ver fotos de flickr y no poder acceder a nada más que a Google y su caché desde Ubuntu (finalmente encontré la solución en un foro chileno que se me veía todo negro, y tuve que seleccionar el texto que quería leer para que quedase resaltado).

Esta vez pierdo la conexión intermitentemente. No es el fin del mundo, pero se pone feo cuando necesitás estar conectado (dejando de lado el detallecito de que estás pagando por el servicio). Después de 5 llamadas a soporte técnico y la visita de tres técnicos (valga la redundancia), ya conozco de memoria el 0800 y el modelo del módem, y me cansé de repetir que sí, están todos los filtros puestos. El mecanismo atrás de todo esto es cíclico y tiene más o menos esta forma:

  1. El módem pierde el sincronismo y se desconecta.
  2. Trata de reconectarse… ¡y lo logra! ¡ehhhh!
  3. …Pero a los 15 segundos se desconecta otra vez ¡uhhh!
  4. Se repiten los pasos anteriores hasta que se me colma la paciencia (pueden pasar un par de días)
  5. Llamo a soporte técnico, y a veces el mismo día, a veces el día siguiente, se soluciona el problema después de que hacen unos pases tecnomágicos.
  6. Después de unos días viene el técnico, y se encuentra con que no hay problema alguno.
  7. El técnico se va, y el mismo día o los siguientes el problema se anima a volver.
  8. ¡Y al principio otra vez!

Puede ser que sea solamente una casualidad, pero después de tantas casualidades me encantaría tener una solución ¡Viva el dirigible de la felicidad!