Archive for the ‘Rants & Raves’ Category

Contradicción

Hace un par de horas juraron las autoridades electas de la provincia de Buenos Aires: Daniel Scioli, Gabriel Mariotto, y su gabinete de secuaces ministros.

Más o menos como pasó el sábado último en la asunción de Cristina Fernández (de Kirchner), se armó un gran circo que duró varias horas. Pero eso no es lo importante, acá ya estamos más que acostumbrados a esas cosas.

Lo que me llamó la atención fue cuando juró la secretaria de Derechos Humanos, Sara Derotier de Cobacho, que lo hizo “Por Perón y por Néstor.”

Sobre el segundo me reservo la opinión por ahora, pero lo del primero es lo que me resultó chocante. ¿Esta señora del pañuelo en la cabeza, perteneciente a Madres de Plaza de Mayo, es hipócrita o simplemente ignorante?

Es un hecho la colaboración de Juan Domingo con el nazismo: su secratario Rodolfo Freude fue el encargado de coordinar la entrada de criminales de guerra nazis y fascistas durante su presidencia. Y esto es solamente la pequeña punta del iceberg (usar una palabra de origen alemán acá, qué ironía), para enterarse más es muy recomendable leer los capítulos Alrededor del Eje, El Huevo de la Serpiente y Exit del segundo tomo del libro Argentinos de Jorge Lanata.

Pasándolo en limpio, mientras que la Argentina rechazaba el ingreso al país de refugiados judíos durante la Segunda Guerra Mundial, Perón abría las puertas de par en par a hombres que colaboraron y que estuvieron involucrados directamente en el asesinato de miles de personas en toda Europa.

Volviendo a esta señora de la que empecé hablando ¿Puede alguien que se debe encargar de velar por los Derechos Humanos, y que fue víctima de la última dictadura militar, jurar en nombre de una persona que protegía a quienes cometían este tipo de crímenes?
Y en caso de que no lo supiera ¿No es algo extremadamente peligroso este desconocimiento?

Me atrevería arriesgar que el 99% e incluso una proporción mayor de los habitantes del país no tienen idea de cuán estrecha fue la relación de Perón (y de muchos políticos más) con el nazismo (lo mismo va para cualquier otra forma de terrorismo – incluyendo el llevado a cabo por el propio Estado).

Yo creía que éramos solamente un país sin memoria, pero somos además un país de alfabetos (el analfabetismo en Argentina es inferior al 3% – igual se puede mejorar) mal educados.

Y vamos a seguir siéndolo mientras se favorezca la compra de televisores de LCD frente a la de libros, mientras que los futbolistas ganen millones y tengan más entrenamiento que los profesores y maestros, mientras se gasten cerca de $1.000.000.000 en Fútbol para Todos en vez de hacerlo en comedores escolares y material educativo de calidad, y mientras los medios públicos se ocupen de difundir cuentos de hadas de la clase política del siglo XXI en vez de transmitir hechos.

Weekends away, these were the happiest days

La semana pasada terminó la primera mitad de segundo cuatrimestre, con sus exámenes correspondientes. O sea, el fin de semana fue como sacarse las zapatillas después de haber estado caminando todo el día. Es decir, no hice nada (al menos nada comparado con las 6+ horas de estudio de costumbre).
Después de unas pautas publicitarias viene la segunda parte, que como es sabido es mucho más rápida y más furiosa que la primera, y puede llegar a traer 4 parciales y varios TP en una misma semana. Noviembre no perdona.

Ahora en el noticiero están pasando el cierre de campaña de Cristina F de K, que tiene demasiado dinero para ser alguien que dice querer disminuir la desigualdad social. También causa gracia ver la cara de don Amado junto a la suya en la fórmula presidencial, es como decir que como ministro de economía, va a ser un buen vicepresidente.
Ahora sus amigos se pararon y empezaron a corear. Es raro escuchar a toda esa gente cantando “llora, llora, llora la derecha” ¿De qué están hablando cuando hablan de “derecha”? Si la derecha son los otros ¿Cómo se llama a quienes muestran un desprecio abierto al parlamentarismo, tienen amigos en la corte suprema, apoyan la continuidad indefinida de una misma familia en el poder, manipulan la información al mejor estilo Orwelliano y permiten que cada vez existan más personas viviendo en situación de precariedad mientras ellos compran ropa cara en Europa y usan el avión presidencial para trasladarse a fiestas?

De todas formas, no hay mucho clima electoral que digamos, mucho menos que para el 14 de agosto. Está bien que no se esperan grandes variaciones en los resultados, pero parece como si ya no fuera tan importante decidir quién nos va a gobernar durante los próximos años.

Los spots de campaña de la mitad de los partidos (grandes o medianamente conocidos) fueron de mal en peor: Alfonsín hablando a los gritos, Fernández (Cristina) vangloriándose de logros ajenos de escasa significatividad y haciendo propaganda de shampúes (en su último spot: “¡Elvive, Elvive!”), y Rodriguez Saa… mejor no hablemos de eso, por favor. Los del Frente Amplio y la Coalición Cívica – ARI se mantuvieron discretos. Y los de la izquierda, pese al amateurismo de los actores (que casi que resulta simpático), están dando una sorpresa. Mejoraron muchísimo a partir del “¡Votanos, por favor!”.

 
Nota al pie: agradezco a The Lucksmiths por el título del post, de la canción Southernmost, cuyos acordes y ritmo permiten ser memorizados y tocados sin grandes dificultades.

¡Hola ola polar!

No tengo necesidad de decirlo: hace un frío que rompe el alma (y cosas peores). Pero el problema no es el frío, es normal, saludable y casi que ontológico que haga frío en inverno, pero creo que ya entendimos la idea, y me parece que es suficiente.
Es un frío comparable al que hace en febrero adentro de un micro de larga distancia en el que el chofer pone el aire acondicionado a todo lo que da para que “le llegue”, no dándose cuenta que en la ciudad de destino lo que va a bajar del vehículo son cubitos de hielo, no pasajeros.

La verdad es que no sé si esto es una ola polar, porque solamente tengo la vaga idea de que viene aire frío del sur a molestar. Pero si los noticieros dicen que es una ola polar, debe serlo, porque los noticieros siempre dicen la verdad ¿no?

A los que ya no sé si creerles es a los señores y señoras (podría también haber señoritas, pero desconozco) del Servicio Meteorológico Nacional (conocido por sus poco afortunadas siglas – dejo como ejercicio descubrirlas) porque vienen diciendo hace rato que ya se acercan los días lindos, pero no pasa nada. Te ponen que al día siguiente vas a tener una mínima de 6°C y una máxima de 16°C, pero cuando te fijás al día siguiente la mínima resulta ser de -4°C, y la máxima no llega a la nota de aprobación. Parece que la temperatura es lo único que se salvó de la inflación.

Esta mañana temprano, mientras el sol todavía trataba de decidirse si salía o si se quedaba durmiendo un rato más, no había nadie en la calle. Nadie salvo:

  1. Yo.
  2. Un inspector municipal con su moto parado en una esquina, cortando la calle.
  3. Un tipo que bajaba apurado de una camioneta porque se había olvidado algo en su casa y se encontraba con dicho inspector cortando la antes mencionada calle, que no lo dejaba pasar.

Finalmente al volver a casa me di cuenta de qué se trataba: estaban llevando a cabo un ritual para ahuyentar el frío, que consistía en llenar las veredas de ramas de árboles y cosas del estilo, mientras un hombre hacía algo en lo alto de una grúa y cinco más lo miraban desde abajo.
O capaz que estaban podando, no sé.

Vergüenza debería darnos

Hoy, como todos los días de las últimas semanas, desayunamos y almorzamos Caso Schoklender. El tema, en lo relacionado con el tipo y sus amigos socios, me importa bastante poco. Cada yate, avión o triciclo nuevo que aparezca no cambia la esencia del asunto, que ya está siendo tratado por la justicia.

Lo que sí me preocupa es lo que tiene que ver con cómo terminan siendo manejados los fondos públicos, y la poca claridad que hay en todo esto.
Sin embargo, ese no es el tema del post, sino algo que surgió a partir de esto y que es muchísimo más grave, que es el papel de los medios de comunicación estatales en los asuntos de interés público.

Antes que nada, quiero decir que C5N me parece en general un desastre, una repetición constante con música dramática de las mismas noticias trágicas (se salva un poco el programa de Rozín). Sin embargo, noté más de una vez que hace algo que es parte de la razón de ser de la televisión pública (acá lo pongo en minúscula porque hablo en general, y no en particular de la argentina): transmitir de forma imparcial la labor parlamentaria. Obvio, no voy a pedir que se convierta en CongresoTV (que dicho sea de paso, tienen en Canadá), pero que por lo menos entre muerto y muerto pasen debates en comisión, cada tanto, me parece perfecto.

¿Por qué me calienta tanto esto? Porque no vivimos en “La Argentina”, vivimos en la República Argentina, y una de las características fundamentales de una república es la publicidad de los actos de gobierno. El problema es que en Cristinalandia esto parece confundirse con “propaganda del partido oficial”.
Por si queda alguna duda, no son lo mismo. La publicidad de los actos de gobierno tiene que hablar con hechos, y si hay debates, deben ser balanceados. No me digan que llevar a Beatriz Sarlo y poner como título “La reina de la corpo” es imparcial, seisieteochistas. La publicidad de los actos de gobierno no es transmitir la copa de fútbol “Nestor Kirchner”, ni financiar un programa entero cuyo único fin es exaltar las cualidades de “La líder” y el ángel que la guarda desde el cielo, y riduculizar toda crítica al poder ejecutivo.

Parece que me estoy haciendo mucho problema por esto, pero no quiero que nos olvidemos que los medios de comunicación masiva moldean el pensamiento (no lo digo en un sentido conspirativo, es así, son los que definen la agenda pública), y que la televisión pública tiene alcance nacional.

Es verdad que la mayoría de la gente va a seguir prefiriendo ver bailes del caño, grandes hermanos y novelas decadentes, pero la opción de ver qué es lo que realmente hacen los políticos tiene que estar.
Si realmente se quisiera lograr transparencia, ese sería el primer paso ¿qué mejor que mostrar directamente, ao vivo a dónde van a parar nuestros impuestos y votos?

Pero evidentemente eso no es lo que se quiere, prefieren llenar la grilla con series de pésima calidad (Amar en Tiempos Revueltos, Los Hombres de Paco, Señor y Señora Camas), fútbol y noticias ultraoficialistas los días hábiles, mientras los programas culturales y científicos se apretujan los fines de semana.
Circo (ya no puedo decir “pan y circo” porque el pan simple está a $1,75).

Para terminar, vuelvo a principio del post. Lo que me llevó a escribir todo esto fue ver cómo en C5N mostraban, a raíz del caso Schoklender, a los diputados de todos los partidos hablando en la comisión de vivienda de la cámara de diputados, sean de la UCR, del FPV, del Gen, del Pro, de la Coalición Cívica o de cualquier otro, además de los funcionarios públicos involucrados, mientras que en la Televisión Pública (ahora sí con mayúsculas) se limitaron a pasar solo a quienes les interesaba (es decir, a aquellos relacionados al oficialismo), como hacen siempre.

Eso es lo que más vergüenza me da, que la mentira sea oficial, y que la gente (para mi sorpresa, más gente de la que esperaba) la acepte a cambio de un supuesto bienestar en el que estamos viviendo.

Cosas que se pueden hacer mientras se entrena una red neuronal

Si hay algo que caracteriza a este cuatrimestre es su interminabilidad, es decir, su capacidad de hacer aparecer trabajos prácticos, parciales, y otras cosas impensadas cuando uno creía que ya todo estaba había terminado y podía entregarse al descanso (al descanso de media jornada, por lo menos).

Estuve todo el fin de semana largo pasado transpirando y sufriendo para llegar al famoso 60% correcto. Fue un trabajo flojo, lo admito, hubo poca justificación y las cosas quizá no “andaban”, pero llegué ¿no?

Sí, pero igual tuve que hacer el último problema que había dejado intocado, y arreglar un poco los demás, obvio ¿Qué clase de cuatrimestre interminable sería este si no?

Resultó ser que el problema, que sonaba difícil en un principio, no lo era tanto (había que entrenar una red neuronal artificial con un conjunto de imágenes de números para que al presentarle la imágen de un número que no se le había mostrado antes supiera decir de cuál se trataba). El tema es que el entrenamiento, si se quiere que la red funcione medianamente bien, puede llevar desde media a un par de horas (o más).

¿Qué se puede hacer mientras tanto, entonces, si uno no quiere quedarse como un tarado mirando la nada misma en la pantalla?

  • Estudiar física
  • Trabajar
  • Ver qué demonios había en los bookmarks que uno guardó en el Firefox hace medio año porque tenían algo útil.
  • Afinar la guitarra. Esto le llevaría unos breves instantes a alguien que sabe, pero a mi me puede llevar de 10 minutos a media hora.
  • Darles puntajes a las canciones que uno fue dejando apilar en la biblioteca del Songbird.
  • Hacer un post sobre qué se puede hacer mientras se entrena una red neuronal.
  • Irse poray. Porque la vida no es estar sentado delante de una computadora ¿no?

Mr and Mrs K, their friends, and their mothers

Escribo este post para retractarme. Si alguna vez dije que el servicio de Speedy no podía ser peor, mentí, o mejor dicho, hablé sin saber.

Podía ser peor, y probablemente lo va a ser cuando Fibertel deje de operar (si es que no prospera el proyecto de ley de la oposición para revertir la medida), y el millón de usuarios que tenía haga su éxodo de la era digital hacia otras empresas, que vienen a ser 2, con suerte.

No me la quiero dar de Nostradamus, ni de presentador de catástrofes, pero esto es lo que creo que va a pasar:

Si los call centers te tenían esperando hasta que te aburrías, ahora te van a tener esperando hasta que te duermas.

Si cuando empezaban las vacaciones pasabas medio día tratando de conectarte, vas a estar un día, y más seguido.

Si te venían aumentando los precios con una cara de piedra impresionante, los precios de ahora van a parecer un regalo en comparación de los que se van a venir.

Me parece que la cruzada contra Clarín ya pasó el límite de lo serio, y el matrimonio presidencial saltó olímpicamente la barra de la hipocresía. Viven usando buzzwords como “la corpo mediática” y proclamando su lucha heróica contra los monopolios en sus programas títere de la TV Pública (coff, coff, 6, 7, 8, coff, coff), pero si hay algo que veo claro en todo esto es que hay un gran beneficiado que es Telefónica (casi que el arquetipo mayor de monopolio en la Argentina) y un país entero de usuarios de Internet como perjudicados.

 
Actualización: algunas semanas después de escribir esto encontré esta entrada en pensá, nene, pensá, donde se ve la cuestión desde Capital y el GBA. Agrega además un video en el que se demuestra que el gobierno miente descaradamente (una vez más).

Wind-Up Toys

Si algo nos enseñó el antiguo testamento es que Dios es celoso y vengativo, y que se divierte con nuestra miseria. Nos da libre albedrío para que hagamos lo que Él ya sabe que vamos a hacer, porque obviamente, Él fue quien nos hizo hacerlo.

Si abren la Biblia que siempre llevan en la mochila (¿cómo? ¿no es normal andar con una Biblia en la mochila?), en el Éxodo, van a encontrar que le dice a Moisés algo en las líneas de

Vas a ir a hablar con el faraón para que te deje ir a vos y al pueblo de Israel de Egipto. Pero no te va a dejar, porque le voy a endurecer el corazón para que no lo haga, aunque después lo voy a castigar por eso.
Y así sucesivamente hasta que los largue.

De todo esto se desprende una conclusión obvia: al faraón lo agarraron de pelotudo.

Y a nosotros también nos agarra de pelotudos, y nos humilla refregándonoslo en la cara con señales irónicas (como haciéndote caminar sobre baldosas flojas en el momento en el que estás pensando que todo se cae).

Pero si tuviera que elegir un dios, volvería a elegir a Éste, porque después de todo, no tengo otra opción :)

(Si alguien piensa que todo este post fue solamente una manera de justificar el día de mierda que fue hoy, tiene absolutamente toda la razón)

[Esto lo escribí el viernes pasado, pero no lo publiqué por causas inciertas]