Posts Tagged ‘smn’

¡Hola ola polar!

No tengo necesidad de decirlo: hace un frío que rompe el alma (y cosas peores). Pero el problema no es el frío, es normal, saludable y casi que ontológico que haga frío en inverno, pero creo que ya entendimos la idea, y me parece que es suficiente.
Es un frío comparable al que hace en febrero adentro de un micro de larga distancia en el que el chofer pone el aire acondicionado a todo lo que da para que “le llegue”, no dándose cuenta que en la ciudad de destino lo que va a bajar del vehículo son cubitos de hielo, no pasajeros.

La verdad es que no sé si esto es una ola polar, porque solamente tengo la vaga idea de que viene aire frío del sur a molestar. Pero si los noticieros dicen que es una ola polar, debe serlo, porque los noticieros siempre dicen la verdad ¿no?

A los que ya no sé si creerles es a los señores y señoras (podría también haber señoritas, pero desconozco) del Servicio Meteorológico Nacional (conocido por sus poco afortunadas siglas – dejo como ejercicio descubrirlas) porque vienen diciendo hace rato que ya se acercan los días lindos, pero no pasa nada. Te ponen que al día siguiente vas a tener una mínima de 6°C y una máxima de 16°C, pero cuando te fijás al día siguiente la mínima resulta ser de -4°C, y la máxima no llega a la nota de aprobación. Parece que la temperatura es lo único que se salvó de la inflación.

Esta mañana temprano, mientras el sol todavía trataba de decidirse si salía o si se quedaba durmiendo un rato más, no había nadie en la calle. Nadie salvo:

  1. Yo.
  2. Un inspector municipal con su moto parado en una esquina, cortando la calle.
  3. Un tipo que bajaba apurado de una camioneta porque se había olvidado algo en su casa y se encontraba con dicho inspector cortando la antes mencionada calle, que no lo dejaba pasar.

Finalmente al volver a casa me di cuenta de qué se trataba: estaban llevando a cabo un ritual para ahuyentar el frío, que consistía en llenar las veredas de ramas de árboles y cosas del estilo, mientras un hombre hacía algo en lo alto de una grúa y cinco más lo miraban desde abajo.
O capaz que estaban podando, no sé.

Anuncios